Que Apple nunca ha sido el paradigma de la privacidad es algo que sabemos de sobra sus usuarios. Al fin y al cabo, EEUU, el país en el que se encuentra su sede, es socio fundador de la alianza de los Cinco Ojos, un tratado entre Australia, Reino Unido, Australia Canadá y el propio EEUU para pasarse todo tipo de material de inteligencia que estos necesiten. Esto significa que, en caso de que el Gobierno así lo estime oportuno, en Apple estarían obligados a proporcionar cualquier tipo de información sobre sus clientes.

Por eso, aunque el compromiso que acaba de adquirir la compañía es muy loable, habrá algunos de sus usuario a los que les ha caído como un jarro de agua fría.

Resulta que, en su cruzada contra la pornografía infantil, Apple anunciaba que escaneará y registrará toda foto que pase por iCloud, su servicio de almacenamiento en la nube. Esto no entró en uno de nuestros artículos sobre las novedades de iCloud, así que os lo contamos aquí de forma un poco más extendida. ¿Cómo afectará a la gran mayoría de los usuarios que no consumen este tipo de material gráfico? ¡Vamos a verlo!

Un gran poder conlleva una gran responsabilidad con las fotos en iCloud

Hasta hace muy poco, cualquier persona sabía que su teléfono móvil, salvo tremendo despiste, era un lugar perfecto en el que almacenar ciertos contenidos monstruosos. De hecho era incluso mejor, porque el iPhone las pasa a iCloud y este las sincroniza con todos los dispositivos de un mismo usuario, ¡ni siquiera había que molestarse en hacer copias de seguridad! Sin embargo, a partir de ahora habrá muchos dueños de iPhone, iPad y Mac que se lo pensarán dos veces antes de llevar a cabo determinado tipo de actos.

Concretamente, cualquiera que tenga que ver con la pornografía infantil, ya que la compañía de Cupertino ha decidido implementar cambios en la política de privacidad de Apple para acabar con esta lacra de una vez por todas.

personalizado

Según se ha hecho público, escaneará y registrará cada foto guardada en iCloud en todo el mundo y la comparará con la base de datos del NCEM, el Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados. En caso de haber coincidencias, las imágenes en cuestión llegarán a un empleado de Apple (al que esperamos que le den un buen sobresueldo), que será el que tenga la responsabilidad de denunciar las mismas.

Lo normal sería que este servicio se extendiese por todo el mundo, aunque para ello habría que revisar antes cómo de organizados están los principales organismos internacionales a este nivel. ¿El problema? El mismo que Nolan nos presentó en El Caballero Oscuro: vale, Apple tiene la tecnología, pero… ¿es ético que la emplee de este modo? Al Hombre Murciélago le costó tener que despedirse de Morgan Freeman, y a los de Tim Cook aún está por ver.

Desde luego, el objetivo es muy loable, pero… ¿quién controlará que Apple solo vea las fotos que debe y no otras muchas que no debería?

La privacidad de Apple, en jaque

No es la primera vez que la privacidad de Apple es puesta en duda. Durante los últimos años, aunque la firma electrónica siempre ha presumido de ser prácticamente inquebrantable, son muchas las famosas que han visto cómo les han hackeado iCloud y han hecho públicas sus fotografías más íntimas (que se lo digan a la oscarizada actriz Jennifer Lawrence). Ella no ha sido la única, desde luego, ni tampoco será la última. Por eso, que sea la propia Apple la que tenga acceso total a nuestras imágenes prohibidas es algo que no termina de hacer gracia a los usuarios.

Vale, en principio los cribados los hará una Inteligencia Artificial a la que han bautizado como NeuralHash, por lo que ninguna foto que no coincida en un alto porcentaje con una previamente registrada por el NCEM debería ser compartida con nadie de Apple. Lo malo es que esa es la teoría, pero la historia nos demuestra que la práctica puede llegar a ser tremendamente distinta. ¿Qué pasaría si un empleado de Apple tuviese vía libre al iCloud de cualquiera y difundiese imágenes comprometedoras de cualquiera de nosotros? Desde luego, se quedaría sin trabajo y le tocaría pagar una buena sanción, pero en este tipo de circunstancias… el daño estaría hecho y sería irreparable.

En este caso, las etiquetas de privacidad de Apple deberán demostrar que son realmente útiles. Además, la compañía, al aceptar este reto, se enfrentará a uno de los mayores peligros de su historia. Al fin y al cabo, NeuralHash no es más que un programa informático al que todos los hackers del planeta tendrán ganas de poner a prueba. ¡Sobre todo teniendo en cuenta que, de conseguirlo, se llevarán el premio gordo!

Aunque quizás estamos siendo demasiado pesimistas… ¿no creéis?

La nueva política de privacidad de Apple, mejor de lo que aparenta

En realidad, si nos paramos a pensarlo, lo de Apple y el control sobre las fotos en iCloud debería ser visto con muy buenos ojos. Al fin y al cabo todos tenemos críos en nuestras familias, y solo el hecho de pensar en que alguien pudiera hacerles algo… ¡nos pone enfermos!

Si NeuralHash funciona como debe, nadie más que este sistema informático ‘verá’ las imágenes, ¡y ni siquiera las visualizará! Este escáner repasará las fotografías, sí, pero el código de las mismas. Es decir, lo hará sin descifrarlas, únicamente comprobando hashes con otros ya conocidos gracias a la ya citada base de datos de NCEM.

De este modo, en caso de que un usuario malintencionado pudiese acceder a esta herramienta, lo más que vería sería código binario, así que no tendríamos que preocuparnos por nada de nada.

Los avances tecnológicos que son realmente útiles son los que verdaderamente importan. Por eso, con la gran cantidad de gente que usa dispositivos Apple y, con ellos, iCloud, esta iniciativa debería ser una de las más aplaudidas de la década.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here