No hay nada que duela más que el hecho de ver cómo nuestro iPhone, sea el modelo que sea, cae al suelo y su pantalla queda totalmente destrozada. Sí, que se rompa la carcasa es feo, pero que le ocurra a la pantalla es un auténtico horror y un buen dolor de muelas, ya que además de resultar una reparación bastante complicada, lo cierto es que no suele ser para nada económica. Es más, hay quien prefiere directamente adquirir un nuevo terminal que lanzarse a repararlo. Ahora bien, ¿y si os dijésemos que cambiar la pantalla del iPhone no resulta tan complicado y que puede ser una auténtica alternativa a gastar más de 1.000€ en un modelo de última generación?

Lo cierto es que un iPhone, bien cuidado, puede durar perfectamente más de cuatro años. Además, con el cambio de legislación que entra en vigor el 1 de enero de 2022 Apple deberá ofrecer 3 años de garantía y, lo que resulta aún más interesante, garantizar que sus recambios estarán disponibles durante al menos 10 años, el doble de tiempo que hasta ahora.

Hasta ahora, uno de los principales problemas a la hora de cambiar la pantalla del iPhone era la escasez de piezas de repuesto, pero ahora que la compañía deberá tener stock por ley lo más normal es que los precios de las reparaciones se abaraten bastante, ¡vemos cómo hacerlo sin tener que vender un riñón!

¿Se puede cambiar la pantalla del iPhone?

Por supuesto que se puede, de hecho es un servicio que ofrece la propia firma tecnológica pero, aunque es la forma más recomendable de hacerlo, ni es la más económica ni mucho menos la más veloz. Por lo general, cualquier tipo de problema de tu iPhone conlleva un traslado hacia un centro nacional de la empresa , lo que hace que estés sin smartphone durante varios días, ¡si es que la cosa no se dilata debido a la carencia de medios técnicos! Esto, desde luego, debería quedar subsanado con el cambio de legislación citado anteriormente, pero habrá que ver cómo lo gestionan los de Cupertino porque este tipo de compañías se las saben todas…

De ahí que mucha gente opte por cadenas de reparación externas como iRiparo, centros más que preparados a nivel técnico y que ya tienen acuerdos oficiales con otras compañías, como Oppo,  que normalmente tienen stock de todo tipo de piezas y que, una vez superara la garantía de Apple, son una grandísima opción para cambiar la pantalla de forma ágil y económica. Así que la respuesta es un sí como un piano de grande, lo único que debes decidir es qué método seguir para que resulte fiable a la par que asequible.

personalizado

De hecho, los más osados se atreven incluso a hacerlo ellos mismos. La verdad es que a día de hoy existen tutoriales para todo tanto en Youtube como en páginas especializadas. En esta ocasión lo realmente complicado es asegurarte de que las piezas que adquieres vía internet son realmente originales de Apple. Por lo demás, con las herramientas necesarias y un poco de paciencia, lo normal es que tengas tu teléfono inteligente iOS como nuevo en tan solo un par de horas.

Ahora bien, ¿cómo cambiar la pantalla del iPhone? ¡Te lo contamos!

¿Cómo se cambia la pantalla?

Si se te cae un iPhone 13 al suelo, a día de hoy, lo que te recomendamos es que primero acudas al servicio oficial ya que, de otro modo, perderás por siempre la posible garantía de defectos de fábrica que podría salvarte la vida durante el próximo año y pico o incluso dos años y pico si lo adquieres pasado el 1 de enero de 2022.

Si no puedes permitírtelo de ninguna de las maneras y confías en tu buena suerte, lo mejor que puedes hacer es acudir, como ya te hemos comentado, a un entonces sí, acudas a un centro de reparaciones externo. Perderás la garantía de defectos de fábrica, pero te saldrá algo más económico y estarás asegurándote de que dejas tu terminal en manos expertas.

Ahora bien, ¿qué ocurre si lo que se te rompe es la pantalla de, por ejemplo, un iPhone 6? En ese caso lo primero que se te pasa por la cabeza es cambiar de móvil de una vez por todas. Ojo, es una opción, pero si eres de cuidar tus teléfonos móviles y sabes que está impecable, da bastante lástima, ya que puede servirte como teléfono de repuesto en un futuro, ¡o seguir usándolo un par de añitos más hasta ahorrar lo suficiente para dar el salto a un nuevo modelo!

En este último caso, en el que hablamos de un iPhone sin garantía alguna, lo más aconsejable es que tú mismo te lances a hacer manualidades con él. Vamos a explicarte paso a paso cómo hacerlo, así que atiende, ¡porque esto te interesa!

Listado de cosas que necesitarás para cambiar la pantalla de tu iPhone

Puede que tengas algo de esto por casa, pero lo más normal es que no. Por eso, valora cuánto te costará hacerte con todo esto y si te saldrá rentable adquirirlo todo para una sola vez. Es por ello que puede que prefieras acudir a un servicio técnico como iRiparo para reparar tu iPhone, pero si los números te cuadran… ¡adelante!

Necesitarás lo siguiente:

  • Una pantalla para el modelo de iPhone en cuestión
  • Un destornillador Pentalobe, el modelo de 3,6 mm
  • Un juego de destornilladores Phillips, de los de precisión
  • Una púa metálica con la que poder abrir el smartphone sin dañarlo
  • Una espátula de plástico
  • Unas pinzas antimagnéticas

Por fortuna, la mayoría de estos elementos están disponibles en Amazon, aunque puede que para alguno de ellos debas acudir a e-commerce especializados en este tipo de electrónica.

Sigue estos pasos para cambiar la pantalla de tu iPhone

¿Ya lo tienes todo? Genial, vamos a ver cómo hacer un trabajo de diez en relativamente poco tiempo y de forma bastante sencilla. ¡Vais a alucinar con todo lo que vais a aprender a hacer hoy!

  1. Lo primero que debes hacer es quitar los dos tornillos que hay a cada lado del conector lightning del terminal. Es decir, justo junto a la conexión a la que enchufas el cargador habitualmente.
  2. A continuación, con la ayuda de la púa metálica, habrá que hacer palanca (sin demasiada fuerza) para extraer la pantalla dañada. En caso de tener una ventosa la cosa se facilitará bastante, ya que ganaremos un sistema de extracción muy fiable.
  3. Ha llegado el momento de separar con cuidado la parte frontal del teléfono de la trasera, pero con mucho ojo para no romper los cables flex que conectan el módulo de cámaras con esta última.
  4. Después habrá que extraer los tornillos que hay en la parte superior derecha de la parte trasera (vista como si aún siguiese puesta la pantalla), están justo junto a la batería.
  5. Si lo hemos hecho bien habrán quedado a la vista los extremos de los cables flex. Ahora sí, con ayuda de la palanca de plástico toca retirarlos sin romperlos en el proceso.
  6. Toca centrarse en el auricular del teléfono. Está sujeto con dos tornillos Phillips de distinto tamaño que hay que retirar y después debemos retirar también los cables flex, también con la espátula de plástico.
  7. Después habrá que llevar a cabo esta misma operación con la zona que hay justo debajo del botón ‘home’ del iPhone, ¡fuera cables flex con muchísimo mimo!
  8. Este paso que viene ahora es muy sencillo: hay que apretar el botón ‘home’ de la pantalla que vamos a cambiar para que salga de ella. Acto seguido habrá que retirar los 8 tornillos que sujetan el blindaje de la pantalla al resto del iPhone y retirar también el cable flex que une el botón ‘home’ a dicho blindaje.
  9. El último paso es el más divertido de todos, ya que solo hay que volver a leer todos los pasos, pero a la inversa. Es decir, toca desechar la pantalla rota del iPhone y cambiarla por la nueva, conectando todos los cables flex y apretando tornillos de forma ordenada. ¡Sí se puede!

¿Dónde cambiar la pantalla de tu iPhone?

Como ya os hemos comentado, podéis llevar vuestro iPhone a reparar tanto a una Apple Store como a un centro autorizado por la compañía, pero también a un centro de reparaciones externo o incluso hacerlo en casa siguiendo los pasos que os hemos dejado un poco más arriba.

Todo dependerá de lo que os juguéis en ello, ya que no os aconsejamos para nada que expongáis vuestra garantía de fabricación por ahorraros unos euros. Sin embargo, si hablamos de un modelo en el que ya no tendríais nada que perder, nosotros lo tenemos claro. Lo primero que haríamos sería intentar arreglarlo nosotros y, de surgir algún problema, llevarlo a un centro externo.

Hablad con sus responsables, decidles que tenéis la pantalla y que si sería posible que os la instalasen cobrándoos únicamente por la mano de obra. No debería haber ningún tipo de problema con esto, pero si os lo ponen… antes que pagar doblemente por una reparación para un terminal antiguo, nos plantearíamos seriamente invertir en un nuevo terminal.

Sí, por el camino podéis terminar perdiendo algo de dinero, pero tenéis bastante más que ganar que perder, así que cero miedo, ¡y que venga lo que tenga que venir!

¿Cuánto tarda el cambio de pantalla de un iPhone?

Por norma general, ya con las piezas y centrándose la persona únicamente en este proceso, debería estar listo en poco más de una hora. No es un proceso complicado, pero sí que resulta delicado, motivo que puede aumentar este plazo a las dos horas si lo hacemos nosotros en casa. No os preocupéis, se trata de un plazo de tiempo normal que es del todo necesario para no terminar metiendo la pata y dejando el teléfono inservible.

Las posibilidades de que esto ocurra son bajas, no os preocupéis, pero es indispensable llevar a cabo todo el proceso con todo el cariño del mundo, ya que no debemos olvidar que estamos tratando con piezas de altísima tecnología que no todo el mundo está acostumbrado a manipular.

Y diréis que, si nosotros lo hacemos en un par de horas en casa, por qué cualquier tipo de reparación en una Apple Store puede alargarse varias semanas, ¿verdad? Pues, para empezar, porque no se llevan a cabo en el propio centro, pero sobre todo porque deben cumplir una serie de protocolos marcados por Cupertino que son los que garantizan que todo funciona como debe y que el sello de garantía de Apple se mantiene impoluto.

¿Podrían hacerlo en apenas una hora? Podrían ,desde luego, pero para ello deberían disponer de piezas y, más importante aún, de expertos disponibles en todos sus puntos de venta, y eso no es para nada eficaz. La eficacia y la eficiencia son dos de las características en las que se basa el espíritu Apple, así que si queréis hacer las cosas por las vías oficiales ya sabéis, slow life!

¿Cuánto cuesta hacer el cambio de pantalla?

En esto hay tantos precios como reparadores y depende muchísimo del tipo de iPhone y, dentro de la familia, de su modelo. No, no cuesta lo mismo cambiar la pantalla de un iPhone 6 que la de un iPhone 13 Pro Max, así que lo mejor es estudiar bien cada caso y tomar las decisiones pertinentes en función de los costes reales de la operación.

Lo habitual es que cambiar la pantalla de un iPhone relativamente antiguo, con 4 o 5 años a sus espaldas, cueste en torno a los 200€, mientras que la de un modelo Plus podría ascender a los más de 300€. De los modelos más actuales no tenemos información, pero lo mejor, como ya os hemos dicho, es acudir a los centros oficiales.

¿Cómo sé si me han puesto una pantalla original de iPhone?

Lo cierto es que es rollo tener que decirlo así, pero lo más habitual es que, si no vamos a Apple o a un centro de reparaciones con buena reputación, terminen dándonos gato por liebre al ir a cambiar la pantalla del iPhone. ¡Incluso si somos nosotros los que la compramos por separado! La única forma de saber si se trata de una pantalla original es comprobar que ofrece tanto una calidad de visionado apropiada (esto podemos hacerlo acudiendo a una Apple Store y comparando el terminal con otro de la misma familia) como una usabilidad fina.

Una pantalla original de Apple no puede ofrecer zonas muertas ni menos sensibles al tacto, así que si esto os ocurre podréis reclamar al vendedor que no os ha vendido lo que decía. 

¿Merece la pena cambiar la pantalla de tu iPhone?

Desde luego, si el terminal es extremadamente antiguo, no. Por lo que suele costar un cambio de pantalla para ciertos iPhone es posible que podáis adquirir un modelo superior aunque sea de segunda mano. Si el teléfono no tiene más de cuatro años, incluso cinco, y está bien cuidado, es posible que sí que os interese apostar por él. Por último, si se trata de un modelo de las últimas generaciones de iPhone, cambiar la pantalla es prácticamente obligatorio, ¡la alternativa de comprar un nuevo terminal no es para nada viable!

Ahora bien, siempre podéis optar por contratar un seguro para vuestro teléfono que garantice que tendréis la pantalla cubierta pase lo que pase. Tener que pagarlo todos los meses es un engorro, desde luego, pero pase lo que pase viviréis sin miedo, y si va pasando el tiempo y creéis que estáis tirando el dinero, bueno… ¡los accidentes ocurren!

Por cierto, si tenéis la pantalla intacta y lo que queréis es saber cómo cambiar la batería del iPhone, también os lo contamos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here