En otra época, si alguien nos hablara de un Parque de la Manzana pensaríamos en una pradera llena de árboles frutales. Pero no en nuestros tiempos. En la entrada de hoy vamos a hablar de Apple Park, uno de los edificios más sofisticados que se han construido jamás y que es la sede de Apple en California.

¿Qué es Apple Park?

En abril de 2017 se inauguró Apple Park, la increíble sede de la compañía de la manzana ubicada en Cupertirno (California). Por su forma circular, se la conoce popularmente como SpaceShip (nave espacial). La construcción duró varios años y destaca por su integración con la naturaleza y diseño de vanguardia. Apostando decididamente por las energías alternativas y sostenibles.

Cuenta con varias instalaciones adicionales. A destacar el Auditorio Steve Jobs, con capacidad para 1.000 asistentes y una impresionante entrada compuesta por un cilindro de 6 metros de altura y techo de fibra de carbono. Su estructura se asemeja a un cilindro de cristal enterrado en la ladera de la montaña, al que se puede acceder mediante unas escaleras. Y también modernos ascensores que van rotando a medida que descienden.

Apple Park: ejemplo de edificio sostenible

Según palabras de Laurene Powell Jobs, viuda de Steve Jobs, su marido estaba enamorado de la iluminación y el paisaje californiano. Y esto ha servido de inspiración para crear el nuevo Apple Park. El 80% de su superficie corresponde a zonas verdes y dispone de un apacible estanque natural interior donde poder relajarse.

Se han reforestado más de 45 hectáreas con especies autóctonas resistentes a la sequía. En total, casi 10.000 árboles. Y todo el sistema funciona mediante energías alternativas. Por ejemplo, en su tejado se han instalado placas solares de 17 megavatios que convierten a Apple Park en una las instalaciones fotovoltaicas más importantes del planeta.

personalizado

Además, aprovecha su especial diseño para proporcionar ventilación natural durante 9 meses al año. Ahorrando una gran cantidad de energía en calefacción y aire acondicionado. De hecho, se trata del edificio con ventilación natural más grande que se ha construido hasta el momento.

La construcción del Apple Park

El diseño de la sede de Apple en Cupertino parece sacado de una novela de ciencia ficción. El propio Steve Jobs fue quien tuvo la idea y hasta su muerte en 2011 estuvo muy pendiente de todos los detalles relativos al proyecto.

El campus quedó al cargo del arquitecto Nathan Foster y la construcción comenzó finalmente en 2013. El resultado final es fiel a las expectativas que tenía el creador de la compañía. Y según nos cuenta su viuda, hubiera estado encantado de trabajar en un ambiente así y sacar nuevas ideas revolucionarias al mercado.

Y es que Jobs sabía exactamente lo que quería. Por ejemplo, no se limitaba a decir “me gustaría que plantaseis robles”. No. El proponía cosas muy específicas como “la madera debe cortarse en enero para así producir la menor cantidad de residuos posibles”. Y así con todo. Nada se le pasaba por alto.

Debido a su complejidad, fue una obra de ingeniería muy costosa. Miles de trabajadores se vieron involucrados en el proyecto durante 4 años muy intensos, donde tuvieron que hacer frente a múltiples contratiempos y desafíos.

Apple Park Visitor Center

Solo los trabajadores pueden acceder al edificio de Apple Park. Por eso, el 17 de noviembre de 2017 se inauguró el Apple Park Visitor Center. Un recinto para que permite a los visitantes venidos de todo el mundo conocer los secretos de la Nave Espacial. También incluye una enorme App Store y una cafetería que está abierta al público.

En la App Store encontrarás promociones y productos exclusivos que no están a la venta en ninguna otra parte. Camisetas de edición especial, gorras conmemorativas, mochilas y todo el merchandising relacionado con Apple que puedas imaginar.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here