El pasado 3 de enero, Intel reconocía un fallo de seguridad en sus procesadores de última generación. Además del peligro potencial que representaba, también existía preocupación por una posible ralentización como mecanismo de contención.

Apple utiliza procesadores Intel en sus teléfonos iPhone y en sus Mac, entre otros, por lo que ha confirmado públicamente que el fallo de seguridad de Intel les afecta directamente a los nuevos modelos de ambas gamas.

Lo que sí han descartado desde la compañía es que se produzca una temida ralentización, algo que avivaría todavía más la llama de la polémica que ha rodeado a Apple precisamente por la ralentización programada de sus dispositivos, en relación esta vez al rendimiento de la batería.

Medidas de Apple para evitar problemas derivados del fallo de seguridad de Intel

Apple también ha informado de las medidas que va a realizar de forma inmediata. Para empezar, aplicará una actualización automática a las versiones de los sistemas operativos afectadas.

También ha hecho un llamamiento de urgencia a todos los usuarios, para que sobre todo estos días extremen sus medidas de descargas, para que solo las realicen sobre aplicaciones oficiales y desde la App Store.

Pese a todo, desde Apple garantizan que todavía no han recibido ninguna notificación de clientes, que informen de un uso malicioso de sus dispositivos aprovechando el fallo de seguridad de Intel.

Se recomienda actualizar a la última versión disponible

De hecho, el fallo de seguridad no implica que sea fácil aprovecharlo con estos fines. De hecho, es realmente complicado conseguirlo, aunque potencialmente posible, tal y como reconocen en la empresa.

Por tanto, si eres usuario de algún dispositivo de Apple y te sale la alerta de alguna actualización, sobre todo del sistema operativo, no dudes estos días en aplicarla lo antes posible para evitar consecuencias respecto al fallo de seguridad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here