El tema de la obsolescencia programada nos tiene con la mosca detrás de la oreja desde hace años. Antiguamente todos los aparatos electrónicos estaban hechos para durar. Sin embargo, si un teléfono móvil actual aguanta tres años podemos darnos con un canto en los dientes. La tecnología, al igual que la ropa, se fabrica con la idea de que volvamos a comprar más pronto que tarde, y esto hace que mucha gente haya decidido ir por la vida con un iPhone desactualizado. ¿Y esto por qué? Existe la creencia de que así nos libraremos de supuestas malas artes de Apple para hacer que nuestros teléfonos se estropeen antes.

Sin embargo, lo que pasa si no actualizas tu iPhone puede ser mucho peor que lo que ocurre al actualizarlo. Hoy te contamos por qué debes llevarlo siempre a la última y los problemas que podrías vivir de no hacerlo. Créenos, si eres de los que suelen dudar esto te interesa… ¡así que en cuanto termines de leer este post corre a leer este otro sobre la nueva actualización de iOS 14.5!

¿Por qué hay que actualizar iOS?

Cuando llega una nueva actualización de sistema operativo para nuestro iPhone, lo primero que nos venden son las novedades más atractivas.

  • Mejoras en la cámara
  • Mayor agilidad del software
  • Nuevos emojis
  • Nuevas funcionalidades
  • Lanzamiento de nuevas apps que aprovechan mejor las características del teléfono

Y eso solo por citar algunas, porque lo cierto es que cada una de ellas llega a nosotros con una gran cantidad de atractivos para convencernos de hacernos con ellas. Sin embargo, lo cierto es que no debería hacer falta tanto esfuerzo por parte de Apple para procurar estar a la última en lo que a SO se refiere. ¿Y eso por qué? Pues porque, aunque sea la parte que solemos obviar cuando leemos todo lo que viene con cada nueva actualización, hay una serie de funcionalidades de seguridad que no deberíamos perder de vista cuando tenemos un smartphone de esta características.

A día de hoy, lo normal es que llevemos todo lo más importante de nuestra vida en nuestro teléfono inteligente.

personalizado
  • Nuestra cuenta bancaria
  • Las tarjetas de débito o crédito
  • Nuestras redes sociales
  • El correo electrónico
  • Fotografías íntimas
  • Multitud de contraseñas

¿Seguimos? Lo cierto es que seguro que ya os habéis hecho una idea de a qué nos referimos. Por eso, un ataque de ransomware (secuestro de datos) o cualquier tipo de violación de nuestra intimidad puede ser fatídico para nosotros. Estos suelen ocurrir debido a agujeros en la seguridad de Apple, por eso la compañía lanza actualizaciones cada cierto tiempo: para mejorar su protección contra ataques malintencionados de terceros.

Sí, claro, ya que estamos lo normal es que también disfrutemos de las novedades recreativas que integra la actualización, pero la ciberseguridad siempre debería ser nuestra prioridad ante decisiones tan importantes como esta.

Consecuencias de actualizar tu iPhone

Del mismo modo que os decimos una cosa, tenemos que deciros otra muy distinta. Sí, las actualizaciones hacen que nuestros teléfonos vayan quedándose obsoletos, pero es que el mismo paso del tiempo genera este efecto sobre ellos. Es decir, ocupan espacio, consumen memoria y hacen que ciertas apps dejen de funcionar, algo que tiene a no gustarnos mucho, pero a cambio nos brindan una protección muchísimo mayor que si no las tuviésemos.

La propuesta de Apple es clara: si quieres no tener que lamentarte, tendrás que hacer sacrificios por el camino. ¿Y al final cuál es la mejor opción para estar a la última sin perder cualidades en nuestro smartphone? Pues claro, adquirir un nuevo terminal cada cierto tiempo, ¡a ver si os creéis que Apple lanza nuevos teléfonos móviles todos los años por deporte! “Con lo que cuestan, deberían durar mucho más”, estaréis pensando. Y no os falta razón, pero es que las amenazas suelen crecer a mayor ritmo que las soluciones, así que si os paráis a pensarlo… en realidad siempre vamos por detrás en este sentido.

Las soluciones contra las fallas de seguridad necesitan potencia, y los procesadores de los teléfonos no dan mucho más de sí a partir del segundo año. Sí, podemos seguir utilizándolos para llamar, para hacer fotos o para utilizar nuestras redes sociales, pero ya no se mostrarán igual de ágiles.

Y eso por no hablar de que los de Cupertino, al cabo de los años, terminan dando de lado sus propios modelos. Es decir, dejan de mandarles actualizaciones porque saben que dicho modelo en concreto no soportaría sus exigencias.

Ojo, esto ocurre con iPhone y con cualquier teléfono Android. Al final, por nuestro propio bien, debemos actualizar… ¡y no encariñarnos demasiado con los teléfonos!

¿Pasa lo mismo con todos los dispositivos Apple?

Si os estáis preguntando si ocurre lo mismo con un iPad, un Apple Watch, un MacBook Pro o incluso un Mac, la respuesta es clara y concisa: sí. Ahora bien, todos estos dispositivos no tienen la misma potencia, ni la misma memoria, así que unos aguantan mejor que otros. Por ejemplo, resulta más sencillo que un Apple Watch termine saturando antes que un iPad, que este ‘pete’ antes que un MacBook Pro y que un Mac aguante casi lo mismo que todos los anteriores juntos. El motivo es muy sencillo: los componentes que integran en su interior.

Si todos los dispositivos Apple fuesen iguales y admitiesen la misma carga de trabajo, no necesitarían distintos sistemas operativos. Sin embargo, tenemos varios diferentes dentro de la misma firma:

  • WatchOS para los relojes inteligentes.
  • iPadOS para las tabletas
  • iOS para los smartphones
  • MacOS para los ordenadores, tanto portátiles como de sobremesa

Cada aparato electrónico tiene sus particularidades y los de Tim Cook deben adaptarse a cada uno de ellos. Eso sí, que utilizar un dispositivo Apple sea utilizar uno de los dispositivos más seguros del mundo dentro de su género no es casualidad. Actualizad los vuestros, disfrutadlos cuanto podáis y, llegado el momento, que no os duela tener que cambiar a un modelo más moderno. Pensad que, más que un gasto, es una inversión en seguridad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here